Arepas Más que un Acompañamiento

Como desayuno, tentempié o plato principal, las arepas acompañan a los habitantes de nuestras regiones en sus comidas todos los días.

Es difícil recorrer Colombia sin degustar la amplia variedad de arepas y amasijos a base de harina de maíz que se preparan en su territorio, Icono de la cultura paisa, donde el collar de arepas celebra el regreso a casa de los viajeros, la geografía colombiana y venezolana ofrece un amplio panorama de este tipo de preparaciones.

Los cronistas de Indias fueron quienes primero documentaron esta especie de pan de maíz que preparaban los indígenas y que desde Panamá hasta Venezuela se conocía con el nombre de arepa. Se dice que el nombre arepa viene de atipo, la plancha de barro que se utilizaba para asarlas. También se dice que la palabra surgió de erepa, una voz indígena para llamar al maíz.

Con variaciones locales en las que intervienen diferentes clases de maíz, condimentos, cocciones y rellenos, las arepas son parte de la dieta básica de muchos latinoamericanos. Imprescindible en la región cafetera, la arepa es también un plato principal o una comida ligera. Basta con pasar por la costa Caribe para deleitarse con una arepa’ehuevo, o por Venezuela para degustar una Reina pepiada.

Delgadas como galletas, gruesas, rellenas o en forma de bolita, las arepas constituyen un amasijo muy nutritivo. Son testimonio de la herencia indígena de América Latina.

Cómo seleccionar, conservar y manipular

  • La harina de maíz precocida debe conservarse en un lugar seco y fresco, alejado de la humedad para evitar que pierda sus propiedades. Una vez abierto, selle el empaque con cinta adhesiva o vierta el contenido en otro recipiente.
  • Una vez realizada la masa para las arepas, evite dejarla expuesta al aire por tiempo prolongado, ya que se endurece y pierde sus características.
  • Para conservar la masa ya preparada, guárdela en refrigeracón en un envase de plástico. Retírela del frío 10 minutos antes de usarla y agregue más agua si la siente muy seca.

Notas saludables

  • El maíz es un cereal que no contiene gluten, en consecuencia, las arepas y demás amasijos que se preparan a partir de este tipo de harina son alimentos adecuados para los celíacos o personas intolerantes al gluten.
  • Tanto las arepas como los demás amasijos elaborados a partir de harina precocida de maíz favorecen la buena digestión, dado que este tipo de harina contiene fibra insoluble.
  • Para una dieta baja en calorías, las arepas asadas son un acompañamiento ideal, pues son un alimento rico en vitaminas, magnesio, fósforo y potasio.